En la previa del encuentro ante Rosario Central, muchos medios informaron sobre la detención de al menos 40 barristas hinchas de Católica, que viajan en bus desde Chile, y que fueron detenidos por sustraer especies desde un Supermercado, y con el pasar de los días, acá conocemos la versión de lo que pasó, en voz de una de las afectadas.

Con el afán de desmentir lo que señalaron medios de prensa nacionales como argentinos, esta hincha utilizó su red social para dar a conocer parte de los hechos, y el abuso sufrido por parte de la Policía Argentina, acusando que fueron revisados a fondo, en más de dos ocasiones luego de cruzar la Frontera.

“Durante el camino la organización del bus tenía planificado pasar a San Luis, en donde nos bañaríamos, y se haría un asado. Pasando la frontera luego de una revisión a fondo (policías, revisión de bolsos, perros policiales, etcétera), sin encontrar nada ilícito seguimos el rumbo, logramos avanzar más de dos horas y nuevamente nos realizan un control esta vez más a fondo. Todos formados en una fila a las afueras de la comisaría junto con las pertenencias, ingresaban revisaban bolsos, bolsillos de la ropa y cuerpos, en el caso de las mujeres ingresaban a una pieza y las revisaban tocando zonas corporales además de los bolsos. Una vez terminado este procedimiento seguimos a pesar de la insistencia policial”.

El relato continúa con lo sucedido en el Supermercado, donde señalan que la Policía los detuvo, por el no pago de 350 pesos argentinos, y que, a pesar de haber gente inocente en el grupobus, que no fue parte del no pago de especies, terminaron deteniendo a gran parte de los hinchas, recibiendo insultos de grueso calibre y golpes y amenazas: “chilenos hijos de puta se van a regresar en ataúd”, y “el que saque su celular se va adentro, quieren irse encañonados y detenidos como ellos”.

La afectada añade: “La única forma de explicar lo vivido en esa ciudad es la humillación, la falta de respeto y soberbia de la policía federal podía alcanzar una actitud extremadamente violenta, déspota y desvergonzada, fueron capaces de pasar a llevar toda forma de trato digno para quienes como forasteros en una ciudad hermana terminamos pasando uno de los peores momentos que pudimos imaginar”.

Revisa el detalle de la publicación a continuación:


Deja tu comentario